Alemania: más que vistas modernas, ofrece paisajes como los de la Selva Negra

Alemania es un país de variados y fantásticos paisajes. Lo más característico de esta nación es la arquitectura moderna que se muestra atractiva gracias a la prosperidad económica pero la verdad es que es mucho más que eso. La nación europea cuanta también con una prestigiosa posición que le otorga unos paisajes fantásticos que también merecen un gran protagonismos. Algunos de ellos han inspirado pinturas, canciones e inclusive recetas de cocina como la tarta y el jamón de la selva negra.

De esta selva hay mucho para conversar, pues ha sido un lugar de referencia desde la antigüedad. Los romanos lo usaban como elemento limítrofe entre sus tierras y los lejanos dominios de los pobladores que fundaron lo que hoy es Alemania. Roma se refería a la selva negra como Marciana Silva, que quiere decir ‘selva de la frontera’. La selva negra es un destino popular reciente y se popularizó gracias a las series televisivas y películas que incluyeron muchas de sus escenas en este lugar.

Más allá de sus parajes, la selva negra también consiste en un pequeño poblado que ha desarrollado una identidad a partir de este complejo vegetativo. La torta Selva Negra es inspirada en las características distintivas del macizo montañoso. El color negro es debido a la imagen sombría característica de la selva y los frutos silvestres proceden de la vegetación del bosque.

Este poblado prepara durante todo el año una serie de festivales en donde el evento principal son las vendimias y el resto de las cuestiones culturales les circundan. En estos festivales, se preparan variedad de exquisiteces que incluyen el famoso pastel de cebolla, la tocineta ahumada, el jamón de selva negra y una serie de vinos blancos autóctonos de Alemania que se caracterizan por su espléndido sabor y por su baja concentración de alcohol.

Deja tu comentario!