Cambios en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO

En el sitio web de la UNESCO se informa continuamente de las modificaciones en la lista de Patrimonio de la Humanidad (sitios de gran valor histórico, cultural o natural), tanto de las inclusiones como de las exclusiones o de las bajas a la categoría de “lugares en peligro”. Es una lista muy importante por el valor legal y atención institucional que conlleva, como herramienta de rescate y cuidado de lugares que merecen su conservación, siempre en constante crecimiento y de necesaria revisión.

Recientemente se han añadido a la selecta pero larga lista el monte Wutai una montaña sagrada con monasterios Budistas en China, las ruinas de Loropéni en Burkina-Faso, las Dolomitas en Italia, la ciudad sagrada de Caral-Supe en Perú, un acueducto en Bretaña y la colonia portuguesa del siglo XV, que fue la mayor estación trasatlántica de comercio de esclavos, que incluye un fuerte, casas en estado ruinoso y una gran catedral que alojaba la alta devoción cristiana de los comerciantes de esclavos.

Entre los rebajados a la categoría de “Lugares en peligro” se encuentran los monumentos históricos de Mtskheta en Georgia, el Parque Nacional Los Katios en Colombia y la reserva del Arrecife de Coral de Belice, algunos de ellos lo han solicitado voluntariamente para llamar la atención sobre las acciones de rescate que demandan.

Finalmente, entre los que han merecido una exclusión total de la lista se encuentra el Valle del Elba en Dresde, Alemania. La que fuera la ciudad de mayor patrimonio histórico de país y que sobrevivió en parte de los bombardeos aliados en la Segunda Guerra Mundial, salvándose de la destrucción los castillos y palacios de gran valor histórico, ha sido destruida por el desarrollo de un puente de cuatro líneas de autopista que la atraviesan y segmentan como una gran cicatriz en el territorio ocasionada en tiempos de paz.

En fin, algo se podrá apreciar desde el coche y así nos da tiempo de engullir muchos otros lugares en menor tiempo y a mayor velocidad, para los que les va el turismo de fast-food y de acumulación de souvenires a contrarreloj.

Deja tu comentario!