El Teleférico de Fuente Dé te lleva a casi 2.000 metros de altura

No hace falta saber escalar o estar en condiciones físicas excepcionales para subir a casi 2.000 metros de altura y sentir la vertiginosa sensación de ver los Picos de Europa en todo su esplendor. Una ascensión en el teleférico de Fuente Dé, en Cantabria, facilitará esta experiencia, que seguramente será difícil de olvidar.

Situado en el extremo sur del Parque Nacional de los Picos de Europa, el teleférico ofrecerá un recorrido de menos de cuatro minutos, en el que salvará un desnivel de 753 metros. En la cabina, con una capacidad 20 pasajeros, disfrutaremos de ya de las maravillosas vistas de la comarca de La Liébana.

Este viaje con encanto nos llevará a un lugar en el que la naturaleza se impone: un mirador en un acantilado que nos sitúa a 1.850 metros de altitud y da una sensación igual a interactuar con las cimas de los montes de la Cordillera Cantábrica. Para llegar al teleférico, hay que partir de Potes, la capital de la comarca de La Liébana, por la carretera CA-185. Hay 24 kilómetros y el camino está bien señalizado.

Desde aquí se podrán iniciar diversas rutas: a horcados rojos, pico tesorero o al refugio hotel de Áliva, donde además poder dormir. Desde la estación superior, las caminatas ya exigirán una buena predisposición física y preparación.

Para contemplar mejor el paisaje o evitar la posible masificación en temporada estival, lo recomendable es subir pronto por la mañana. El billete de ida y vuelta cuesta 14 euros para adultos; habiendo descuentos para niños, colegios, y grupos y federados. El horario de invierno es de diez a seis; y en temporada de verano de nueve de la mañana a ocho de la tarde.

Deja tu comentario!