Fernando de Noronha

Este archipiélago volcánico de 21 islas, es uno de los lugares más visitados por turistas locales e internacionales, debido a sus playas paradisíacas, sus paisajes únicos y su gran variedad de flora y fauna. En el 2002 recibió el título de Patrimonio Mundial de la Humanidad de manos de la UNESCO, por las condiciones ecológicas del archipiélago, el cual fue descubierto por Américo Vespucio en 1503. Sus tierras fueron habitadas por franceses y holandeses hasta la llegada de los portugueses.

Sólo la isla más grande es la que se encuentra habitada y el resto de ellas fueron, en 1988, declaradas Parque Nacional Marino por el gobierno del país, por lo que se prohíbe la presencia humana allí, salvo para fines científicos. El objetivo del parque es la protección de la fauna, la flora y los recursos naturales de la región.

Su isla principal cuenta con una excelente infraestructura para recibir a los turistas que quieran maravillarse con estos hermosos paisajes.

Predomina la vegetación que durante la estación seca pierde las hojas. Los arbustos se encuentran en las zonas más bajas y los árboles en las más altas. Entre marzo y junio, es cuando se producen más lluvias y la vegetación se torna frondosa. Bajo las aguas se encuentran algas, esponjas, peces, delfines, moluscos, tortugas marinas, entre los corales predomina el Montastrea cavernosa. Uno de los atractivos más cautivantes de la isla es observar desde el mirador de la Baía dos Golfinhos a los delfines acróbatas que al salir el sol se dirigen en grupo hacia el centro de la bahía. Además desde el mes de noviembre se puede observar la disputa entre las tortugas marinas machos por las hembras, iniciando el período de reproducción.

Las aguas de sus playas es color turquesa y son muy transparentes. Además de ser playas hermosas, están muy bien cuidadas, en varias de ellas hay formaciones rocosas. Algunas de las principales son:

Una de las playas más lindas de Brasil, se encuentra en Fernando de Noronha y es Praia do Leão, que toma su nombre de una escultura natural que tiene la forma de un león marino. En estas playas las tortugas marinas tienen su principal desovadero, por lo cual, entre enero y junio, la playa se cierra al público desde la caída del sol hasta la mañana del día siguiente. Frente a la playa está la piedra de la Viuvinha, que es un islote cubierto por nidos de pájaros.

La característica principal de la Baía Sueste es que posee un manglar, algo poco común en las islas oceánicas.  En la Baía se hallan las ruinas del fuerte de São Joaquim de Sueste.

En Atalaia los arrecifes crean peceras naturales que poseen una gran diversidad de vida marina. El ingreso a la playa está limitado a una pequeña cantidad de personas por día y se necesita un permiso en el centro de visitantes del parque nacional.

En Buraco da Raquel se forman unas piscinas naturales entre las rocas pero no está permitido bañarse.

En Baia de Santo Antônio se forma un puerto natural donde atracan pequeñas embarcaciones. En esta bahía están los restos de un barco hundido que cautiva a quienes gustan de practicar buceo.

Para quienes disfrutan del surf, las mejores olas se encuentran durante la marea alta en Praia do Boldró. Desde las ruinas del fuerte São Pedro do Boldró, se obtiene una excelente vista de este hermoso paisaje.

Otra playa con muy buenas olas para hacer surf es Cacimba do Padre que durante el verano tiene olas que suelen llegar a los 5m de altura.

La principal atracción de Baia dos Porcos son las peceras naturales con peces de colores, pero la práctica de buceo está prohibida. Las playas tienen muchas piedras y poca área con arena. Frente a ella hay dos grandes peñascos llamados Dois Irmãos. Desde la parte alta de la bahía, en las ruinas del fuerte São João Batista, se puede contemplar una bellísima vista del mar turquesa y los Dois Irmãos. Gracias a este hermoso panorama, se la considera en la playa más bonita de Brasil.

Baía do Sancho es ideal para practicar buceo, ya que sus aguas tienen una buena visibilidad y tiene una gran variedad de fauna marina. Al igual que en Praia do Leão, las tortugas marinas desovan en esas costas y entre enero y junio se encuentra cerrada desde la caída del sol hasta la mañana del día siguiente.

Los paseos en barco son la atracción favorita de los turistas. Desde las embarcaciones se puede disfrutar de la vista de las playas de Fernando de Noronha y sus islotes. Se suelen ver delfines nadando muy cerca de los barcos y en la Baía do Sancho realiza una parada para practicar buceo.

Deja tu comentario!