Turismo Rural en plena Navarra: los bosques de Iratí

bosques-de-Iratí (1)

Europa cuenta con varios bosques donde priman las especies de hayas y abetos sin duda alguna dos de los árboles más pintorescos del planeta. Uno de ellos el Iratí que es el segundo en extensión del continente, se encuentra ubicado en el norte de Navarra en los valles de Salazar y Aezkoa justo en el límite con el País Vasco y es un destino de turismo rural por excelencia. Si el plan es de vacaciones naturales, en contacto franco y directo con el verde de los valles y montes y el azul de los lagos, pues deberíamos considerar seriamente esta opción en el mismo norte de España.

La excelente actitud de los habitantes del valle haciéndole frente al paso de los años y al inescrupuloso avance de la modernización que ha tirado abajo muchos árboles, ha logrado que este lugar continúe siendo uno de los más hermosos del continente. Bastaría con ver la imagen adjunta, pero no se puede describir sólo con ella la verdadera dimensión de la obra de la naturaleza en un lugar ideal para el turismo rural, el turismo de aventura y un destino mágico para conocer en familia, en planes románticos o con amigos.

Varias son las actividades que se pueden desarrollar comenzando simplemente por recorrer a pie o a caballo, la gran cantidad de hectáreas que están dispuestas en el lugar para que el viajero disfrute al máximo de tanta belleza, con otras especies de robles y coníferas que se suman a las ya mencionadas. El río Iratí cruza la amplia extensión de la zona de este parque, donde se puede practicar piraguismo, pesca o nadar libremente en los lugares especialmente orientados a este deporte. El avistamiento de especies como el jabalí, el ciervo y muchas aves autóctonas son parte del espectáculo de la vida en este lugar, además de tejones o musarañas sobrevoladas por grandes águilas, buitres y halcones. El alquiler de casas rurales aparece como la mejor opción, para estar metido en la movida del turismo rural del lugar en las localidades cercanas de Aribe o Biskarret. A disfrutar pues, la naturaleza espera.

Deja tu comentario!